Sobre Nosotros

Somos una Iglesia que toma muy en serio su responsabilidad de proclamar el Evangelio de Jesucristo a todas las naciones, conforme a la Gran Comisión registrada en las Sagradas Escrituras.  (Mateo 28:18-20)

Todos nuestros recursos ministeriales están enfocados en dar testimonio del amor de Dios y la verdad de su Palabra para transformar las vidas que se acercan a nuestra casa.

NUESTRA VISIÓN: 

Proclamar el evangelio a toda criatura y promover el crecimiento espiritual, mediante la enseñanza de las Sagradas Escrituras y ser un instrumento en las manos de Dios para añadir vidas al Reino.

NUESTRA MISIÓN: 

Construir una comunidad cristiana en donde las personas puedan conocer, amar y servir a Dios, y convertirse así en discípulos de Jesús, mediante el plan bíblico integral de evangelizar, pastorear, enseñar y servir.  
NUESTRA BASE DE FE 

Creemos en un solo Dios eternamente existente e infinito, que es trino en su ser esencial y se ha revelado como Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Creemos en Jesucristo, eternamente uno con el Padre; quien se encarnó por obra del Espíritu Santo, que murió por nuestros pecados, resucitó, ascendió a los cielos, intercede por nosotros. y que vendrá por segunda vez, de forma personal, corporal y visible. 

Creemos en el Espíritu Santo, que está siempre presente y eficazmente activo en la Iglesia de Cristo y juntamente con ella, convenciendo al mundo de pecado, regenerando a los que se arrepienten y creen, santificando a los creyentes y guiando a toda verdad la cual está en Jesucristo. 

Creemos en las Sagradas Escrituras como la Palabra de Dios, inspiradas divinamente y que revelan infaliblemente la voluntad de Dios respecto a nosotros en todo lo necesario para nuestra salvación, de manera que no se debe imponer como artículo de fe ninguna enseñanza que no esté en ellas.

Creemos que el hombre es salvo por fe, por gracia y por Jesús; esto significa que la gracia de Dios se ha manifestado para la salvación de todos los hombres por la predicación del Evangelio mediante: la fe en el sacrificio de Cristo y el arrepentimiento de sus pecados.

Creemos en el arrebatamiento de la Iglesia, en el reino milenial sobre la Tierra y en el juicio final con retribución de vida eterna para los justos y castigo eterno para los impíos.